Archivo de la etiqueta: Cartagena

10 Cosas que hacen de rodar con amigos la mejor aventura

10 Cosas que hacen de rodar con amigos la mejor aventura.

Antes de hablar sobre disfrutar de la moto  con los amigos sin ser propiamente un club, tuve que comenzar diferenciando esta experiencia con la de rodar como miembro de un club (Ver articulo) que si bien comparten algunos rasgos presentan grandes diferencias. Por qué dedicar tiempo a esto? Porque cuando usted está iniciando su hobby en dos ruedas es difícil encontrar puntos de referencia imparciales que le presenten un panorama amplio de como disfrutar su moto y debido a esta falta de información puede vincularse al grupo equivocado, salir con amigos muy experimentados que excedan sus capacidades o decidir salir solo enfrentándose a situaciones que posiblemente aún no esté preparado. Es por esta razón que cuando hablo de disfrutar su moto, sin lugar a dudas el rodar con amigos es una gran oportunidad de hacer memorables sus aventuras en la ruta.

1. NO HAY PRESIDENTES NI ESTATUTOS

Un grupo de amigos moteros no necesita de un presidente, es más, me atrevería a decir que lo rechazan. Existen algunos clubes con pretensiones de ONG donde la estructura organizacional es tan importante que a veces supera el mismo interés por el motociclismo, por lo general cuentan con una constitución legal, unos estatutos, un presidente, un fiscal, un secretario, un suplente, un vocal, etc y hasta un gerente comercial con un reglamento tan elaborado que al leerlo solo dan ganas de incumplirlo, además de toda la parafernalia que como colombianos nos caracteriza a la hora de formalizar algo, otros más “sociales” con intereses políticos lo llevarán a cuanto evento político o marcha exista en favor de sus intereses porqué representan los “intereses” de todos los motociclistas, también hay clubes con enfoques comerciales donde todo se lo venden pero ni por el p.. Se le ocurra ofrecer algo porque lo pueden vetar y otros tan selectivos que lo rechazaran de un solo tajo si su moto no es de la misma marca y referencia que la del grupo y estos entre otros muchos rasgos de algunos clubes hacen que se formen GRUPOS DE AMIGOS que prefieren salir de la “comunidad” y disfrutar su moto sin presidencias, sin comités, nada de estatutos, ni códigos y sin obligaciones más allá de compartir la mejor experiencia a bordo de su moto.

2. TODOS SE CONOCEN

Un grupo de amigos por lo general no supera los 5 pilotos, siendo francos pues como somos moteros todos nos tratamos con tal camaradería que al recién llegado lo tratamos como un amigo de toda la vida; pero lo cierto es que un grupo de amigos grande, de esos que se conocen las novias y esposas, donde viven, en donde trabajan, cuál es su bebida favorita, como se llama su mascota o si alguno tiene alergias, reúne no más de 10 pilotos y al ser reducido comparado con un club, resulta formándose un vínculo de confianza de gran valor a la hora pensar en la seguridad y la integridad de cada uno, esta clase de rodadas de amigos es preferida por quienes buscan un trato más personal y reservado.

rodar con amigos en moto
Rodar con amigos en moto no requiere presidencias ni estatutos, solo pasión por rodar.

3. MÁS TIEMPO PARA DISFRUTAR

A la hora de rodar con amigos el tiempo se optimiza ya que al ser un grupo reducido las paradas técnicas como poner gasolina o calibrar presión de llantas toman menos tiempo, el servicio de los restaurantes es más rápido y el acostumbrado “ritual” de cada uno a la hora de ponerse su equipamiento y encender motos será tan ágil que los tiempos calculados le permitirán rodar y disfrutar por más tiempo.

4. FLEXIBILIDAD EN LAS PARADAS

A diferencia de rodar con un club donde las paradas son planeadas y en caso de necesitar detenerse resultará difícil avisar al líder del grupo, en una rodada de amigos se tiene mayor flexibilidad para esas paradas inesperadas como por ejemplo: la fotografía del grupo, el amigo que no tanquea oportunamente y necesita gasolina, el que olvida sincronizar su celular con el intercom, con un cielo ligeramente gris alguien debe parar a ponerse su impermeable, posiblemente al rato hace calor y este precavido piloto necesitará quitarse todo el equipamiento. Son tantas las paradas inesperadas que para un club sería inmanejable controlarlas mientras que al rodar con amigos esa tolerancia y flexibilidad en paradas no programadas siempre es bien recibida.

Rodar en moto con amigos permite hacer más paradas para compartir.
Rodar en moto con amigos permite hacer más paradas para compartir.

5. SE RECONOCEN EL “PASO”

No hacen falta las señales con la mano, no hay que sacar un pie para marcar un hueco, se reconoce el movimiento de cada piloto al punto de saber los tiempos y los espacios creados a la hora de adelantar en carretera en una perfecta coreografía. Aprender a conocerle “el paso” a los amigos es fantástico porque el grupo funciona como un equipo donde las “jugadas” ya son conocidas y los riesgos se minimizan, esta característica personalmente me encanta porque dejo de preocuparme buscando en los espejos a qué lado estará mi compañero, porque ya sé la ubicación de cada uno de mis amigos cuando se trata de llevar la moto a sexta a fondo en perfecta sincronización.

Rodar con amigos en moto.
Rodar con amigos en moto reduce riesgos en la ruta.

6. AMIGOS SIEMPRE A LA VISTA

Los amigos se cuidan y en una rodada nunca se perderá de vista el compañero que viene atrás, lo cual garantiza que si alguno no mantiene el ritmo del grupo o si se presenta alguna situación inesperada todo el grupo desacelerará o se detendrá para esperar al rezagado y en todos los casos cuando sea necesario detenerse, regresarán hasta el punto del piloto rezagado para colaborar así sea solo con su compañía. Esta característica de las rodadas con amigos también garantiza que no se tendrán los habituales extraviados de club que pierden la ruta, especialmente en los pueblos donde debido a sus largas filas de motos, los clubes pueden “dejar extraviar” a alguno; reitero en este punto que se trata de AMIGOS y no conocidos, pues un amigo nunca va a perder de vista a su compañero

rodar con amigos en moto
Rodar con amigos en moto nos brinda confianza y seguridad.

7. TRANQUILIDAD EN CASA

Libertad, esta es una de las palabras que mejor se asocian al motociclismo de aventura y No hay mejor manera de sentirla que cuando sabemos que en casa nos esperan nuestros seres queridos en tranquilidad porque saben que nos encontramos rodando con amigos. Los amigos son allegados a nuestras familias y son conocidos por su conducta en carretera además de saber a quien avisar en caso de algún imprevisto, los datos de contacto de los amigos siempre estarán al alcance de nuestras familias.

8. SIEMPRE DESTINOS NUEVOS

Así como los destinos preferidos por los clubes suelen ser los mismos por cuestiones de organización, capacidad y facilidades logísticas con un tiempo limitado para la rodada que por lo general se trata de 1 día, también encontrará que con un reducido grupo de amigos son mayores las opciones de destinos para disfrutar en moto, con niveles de dificultad mayores gracias a que se conocen sus capacidades, aumentando el tiempo del viaje, facilitando la elección de hoteles y lo mejor es que siempre encontrará en su grupo de amigos una particular obsesión por “nuevos destinos” que garantizarán experiencias inolvidables.

Rodar en moto con amigos
Rodar en moto con amigos permite descubrir nuevos destinos.

9. HASTA UNA VARADA SE DISFRUTA

Salir a rodar con los amigos es más que un evento, pues aunque se trate de una rodada de un día genera tantas experiencias memorables que siempre se recordará como una aventura y cada vez que veamos una foto o un video nos traerá los mejores recuerdos porque con amigos hasta una varada de disfruta.

Rodar en moto con amigos
Rodar en moto con amigos hace que hasta una varada se disfrute.

10. LA RUTA ES MÁS IMPORTANTE QUE EL DESTINO

Para quienes ya han rodado en clubes no es un secreto que el éxito en la convocatoria de sus rodadas está en en el lugar al que se va, que por lo general es un restaurante, pueblito o balneario mientras que para un grupo de amigos amantes del motociclismo de aventura el destino deja de ser importante para dedicarse a definir la mejor ruta en busca de nuevos caminos, nuevos paisajes siendo esto lo más valorado por el grupo.

Rodar con amigos en moto
Rodar con amigos en moto hace que la ruta sea la protagonista.

 

The Adventure Bogotá
The Adventure Bogotá

– NADIE NOS QUITA LO VIAJADO –

viajes en moto por Colombia
Logo Capital Rider

Viaje en Moto desde Bogotá al Cabo de la Vela

Viajar en moto a través de los lugares más bellos de Colombia sin lugar a duda se resume en una sola frase: “Colombia: 10 países en 1″.

Provenientes de Alemania, Claudia y Markus retrataron lo mejor de nuestro país a través su cámara en una Travesía en moto al Cabo de la Vela en la que tuve el privilegio de diseñar la ruta, coordinar todo relacionado con alojamientos y ser su guía en el rol como director de operaciones de una empresa de turismo en moto del programa BMW Motorrad Travel Partners en Colombia; mi misión: presentar los  lugares más bellos que me conquistaron a cada kilometro recorrido en aventuras pasadas buscando los mejores planos para que con su cámara, estos dos reconocidos profesionales de la revista Motorrad, capturaran lo mejor del país y en este punto me detengo un momento  para hacer énfasis en lo importante de  conocer las rutas y aún mas, aprender a interactuar con la cultura de cada región para pensar en hacer una guianza,  pues no basta con imprimir una ruta de Google maps, usar un GPS o saber el nombre de un pueblo.

Templo de Monserrate, Bogotá
Templo de Monserrate, Bogotá

 

IMG_20120617_121744
Artesanías típicas de diferentes regiones de Colombia se concentran en la feria permanente de Monserrate

 

IMG_20120617_132443
Estación Funicular Monserrate, Bogotá

Iniciamos nuestro recorrido en Bogotá, descubriendo el encanto de nuestra gente y el arraigo de nuestras tradiciones en una ecléctica mezcla donde todo puede sorprender, desde tomarse una foto con una llama frente al palacio presidencial, hasta ser invitado de honor en un baile que se formó de la nada. Así es Bogotá y quien mejor para disfrutar de su locura que una pareja de alemanes que aún no lo han visto todo. Llegó el momento de encender motores para dar inicio inicio a un maravilloso viaje a bordo de las mejores motocicletas para devorar caminos, unas sensacionales BMW Motorrad R1200GS del modelo K50. Por mi parte como guía en esta aventura, escogí una salida poco transitada por los agobiantes buses y camiones, la salida por Facatativa, el primer municipio cercano a Bogotá en el que una parada para tomar la foto de rigor frente a la iglesia principal es mandatoria de nuestros motociclistas. Descendiendo la Cordillera Oriental por rutas secundarias hacia el valle del Rio grande de la Magdalena nos encontramos con pequeños municipios como Alban, Vianí, San Juan de Rioseco, Cambao y Armero – Guayabal; Este ultimo punto considerado por muchos un “spot” turístico por su trágica historia es en mi opinión un lugar cargado de profunda tristeza en el que no tiene sentido detenerse para una foto. En definitiva las ruinas de armero no se deben considerar parada de turistas; En fin, dejo mis peleas y diálogos internos muy habituales en moto y continuo por por las carreteras del Tolima, llegamos a un lugar mágico en el que la arquitectura Colonial se fusiona con nuestra cultura campesina, la tradicional ciudad de los puentes, Honda Tolima, cariñosamente llamada por contar con más de cuarenta puentes sobre los ríos Magdalena, Gualí, el rio Guarino y la Quebrada Seca. Honda es una ciudad con una combinación de culturas y sabores difícil de describir, pues si usted se acerca al Rio Magdalena se encuentra con pescadores de tradición, mientras mas arriba se encuentra con pobladores muy arraigados de impecable vestir y conocedores de su historia. Subiendo por sus calles empedradas se encuentran casas restauradas, algunas con rasgos de los años 40, otras mas modernas y sorpresivamente algunas lujosas construcciones que han sido erigidas por aquellos ciudadanos adinerados del interior sin respeto alguno por la arquitectura que define el entorno y que bien puede considerarse patrimonio histórico del país. Gracias a la colaboración del Hotel Las Trampas, Alfonso, uno de sus colaboradores nos acompaño a caminar por las calles, y de manera especial La Calle de las Trampas que con sus zigzag sobre un piso totalmente construido en piedra hace sentir que se esta en un antiguo pueblo español. Como dato curioso, el nombre “Las Trampas” hace referencia a la manera estratégica de los españoles en tiempos agitados, de construir las calles con ángulos y fondos que bien podrían ser un “embudo” o calles ciegas. Honda esta llena de historias, mitos, recuerdos de bonanza mercantil, de su importancia como puerto, Las anécdotas sobre el río Guali, sobre el Magdalena, sobre sus puentes hacen de esta bella ciudad un lugar imperdible en nuestro recorrido en moto por Colombia.

Calle Las Trampas, Honda - Tolima
Calle Las Trampas, Honda – Tolima

 

Ver video Motorradreise Kolumbien

Rodeados de arboles con infinidad de frutas y hermosas montañas, dejamos la ciudad de los puentes haciendo un recorrido de frutas y belleza increíble por las poblaciones de Mariquita, ascendiendo la cordillera central pasando por Fresno y una corta parada en Padua, el primer pueblo cafetero que nos encontraríamos en este recorrido. Una vez ascendemos a la parte mas alta del alto de Letras iniciamos un descenso hacia Manizales del Alma, un buen café en el Corredor Polaco de la Catedral de Manizales y continuamos hacia una de las mas bellas regiones de nuestro país donde la donde la belleza del paisaje cultural cafetero de poblaciones como Chinchiná, Santa Rosa de Cabal, Filandia, Quimbaya, Montenegro y Salento nos acogieron ofreciéndonos el mejor producto de su tierra el café y su gente. Salento como todos los hermosos pueblos de Colombia, es un pueblo que enseña su mejor cara cuando los turistas del día se han ido; a eso de las 7:00 pm se puede caminar sin el bullicio típico de un spot turístico, se puede sentir el aroma del café de algunas casas en las que tuesta este grano sagrado. La típica fonda campesina se llena con auténticos campesinos tomando una copita de “guaro” escuchando música de cuerda sin ninguna pretensión turística y si lo que se busca es un lugar tranquilo para cenar en Salento, se pueden encontrar pequeños restaurantes rústicos con cartas de nivel internacional y un buen blues a la luz de la vela. No se puede visitar Salento sin darse una pasada por el valle del Cocorá, así que nos montamos en nuestras motos y nos dirigimos por un hermoso valle bañado por el río Quindío, buscando ese bosque de palma de cera que nos representa a nivel internacional. Ascendimos por una ruta destapada hasta encontrar el bosque de Palma solo para nosotros.

 

Salento

 

Wlllys

 

rio2

 

RIo

 

Valle

Dejamos esta región cafetera para dirigirnos hacia Jardín – Antioquia; nuestro recorrido nos llevó desde Salento, pasando por Circasia, Montenegro, Alcalá, Cartago, La Virginia, Anserma y Riosucio disfrutando de la compañía del río Cauca en una combinación de rutas pavimentadas y caminos destapados, pueblos colmados de tradición donde las fiestas y la comida son la mejor bienvenida, descendimos por una reserva natural llena de nacimientos de agua, cascadas, bosques y riachuelos habitados por animales silvestres que acompañaron nuestra aventura hacia Jardín, un hermoso pueblo escondido en las montañas. Una vez recorrimos las calles de Jardín, visitamos su hermosa iglesia en el parque central, luego nos sentamos en compañía de los abuelos que toman su café de la tarde disfrutando de la paz que solo se encuentra en los pueblos alejados de las grandes ciudades. Nos dirigimos hacia Medellín para tomar un merecido descanso rodeados del arte y la modernidad de esta bella ciudad.

Músicos orgullosos de su tierra. Jardín, Antioquia
Músicos orgullosos de su tierra. Jardín, Antioquia
Medellin
Parque Explora – Medellín, Antioquia

 

Medellin1
Orquideorama – Medellín, Antioquia

 

Medellin2
Plaza Botero – Medellín, Antioquia

Dejamos la gran ciudad, alejándonos nuevamente de los trancones y el ruido típico de las ciudades principales con destino hacia la costa. La salida de Medellín hacia la costa comprende un increíble ascenso por el alto de ventanas, con su acostumbrada niebla que nos enfrento a un nuevo reto, conducir moto entre la niebla, tras de una fila de camiones y sin opciones de adelantarlos. que se debe hacer en estas condiciones? Amigo motero y viajero, lo único que debe hacer es circular pacientemente sin arriesgar la vida con la convicción de encontrar la luz al final de este paso; la recompensa: apreciar nuevamente el Río Cauca a la altura de Puerto Valdivia, en donde sorpresivamente nos hemos encontrado una pequeña cascada que sirvió para divertirnos mientras tomábamos algunas fotografías para la revista alemana Motorrad. Nuestro destino en esta parte del viaje fue Montería, una ciudad con mas infraestructura hotelera para hacer la pausa entre nuestro recorrido desde la cordillera hacia el Caribe. Luego de vivir la experiencia de cruzar las tres cordilleras Colombianas en moto, fuimos recibidos por el azul de la costa atlántica en nuestra primera parada en Tolú, habitada por gente amable llena de alegría siempre dando una bienvenida a estos viajeros que a bordo de unas extrañas motocicletas BMW Motorrad y una lengua desconocida, parecían llegar del espacio exterior convirtiendosen tal vez en la visita mas emocionante del año en estos humildes y encantadores caseríos.

tolu

En un recorrido bordeando el Atlántico, disfrutamos las playas mas hermosas de la costa caribe donde encontramos uno de nuestros mas preciados tesoros culturales, nuestros indigenas; Arwakos, Koguis y Wayuus fueron las tribus indígenas que acompañaron la parte final del recorrido imprimiendo una autentica huella Colombiana en el corazón de nuestros viajeros. Desde las verdes y frías montañas, recorriendo valles, y llanuras, sintiendo los vientos del caribe en nuestras rutas, compartimos el mejor recorrido de los Andes al Caribe en el que la mejor descripción de Colombia en boca de un grupo de aventureros a bordo de sus motocicletas BMW Motorrad fue: Colombia, diez países en uno.

tayronaka sendero

Playas del Tayrona

Playas en el Tayrona
Playas del Parque  Tayrona, Magdalena

 

Rio arriba navegando el Rio Don Diego

 

DSC07727
Alojamiento en Tayronaka, Magdalena

 

Vista del Hotel Aite en Palomino
Vista del Hotel Aite en Palomino, Guajira

 

Alojamiento en Palomino
Alojamiento en Palomino

 

Canoa guajira
Playas del Cabo de la Vela, Guajira

 

India
Indígena Wayuu tejiendo, Cabo de la Vela

 

DSC07473

 

Playas del Cabo de la Vela, Guajira.
Playas del Cabo de la Vela, Guajira.

 

rancheria
Ranchería UTTA

 

Captura de pantalla 2015-11-10 a las 8.03.22 p.m.
Tiempo de diversión en el desierto de la Ahuyama

Por supuesto durante este recorrido de mas de 2.600 Km atravesando cordilleras, valles, desiertos y selvas tropicales las prendas y accesorios utilizados se adaptaron a cada clima brindándonos las ventajas de la tecnología que hoy en día se encuentra en marcas especializadas en motociclismo de aventura como BMW Motorrad, Capital Road, Alpinestars y Rukka.
FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE:

  • Total de kilómetros: 2.800 km
  • Condiciones: 90% On Road
  • Dificultad: Leve

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: BMW Motorrad Rally 3 // Rukka
  • Pantalón: BMW Motorrad Rally 3 // Rukka
  • Botas: Alpinistars TECH 3 // Alpinistars WP 2
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: Alpinestars SMX2 y Artic

ALOJAMIENTOS EN ESTE VIAJE:

  • HONDA:

Hotel Posada Las Trampas Web: www.posadalastrampas.com/

  • SALENTO

Hotel Mirador del Cocora Web: www.elmiradordelcocora.com/

  • MEDELLIN

Hotel Medellin Royal Web: www.medellinroyal.com

  • MONTERIA

Hotel Florida Sinú Web: hotelfloridasinu.com/

  • CARTAGENA

Hotel Urban Royal Cartagena Web: www.urbanroyalcartagena.com/

  • PALOMINO:

Aité Hotel Web: www.aite.com.co/

  • CABO DE LA VELA

Ranchería UTTA Web: www.rancheriautta.com/

  • TAYRONA

Reserva Tayronaka Web: www.taironaka.com/

  • TRACK DE LA RUTA

https://goo.gl/maps/osRhxWBZFtu

Asisomos Agencia Digital

Viaje en moto desde Bogotá hacia Cartagena en 1 día

Viaje en moto desde Bogotá hacia Cartagena en 1 día

Antes de decidirme a escribir sobre este viaje le di muchas vueltas a una sola cosa en particular que me impedía compartilo, esta era simplemente la polémica desatada en mi círculo de amigos moteros y que trascendió en las redes sociales gracias al video que publique en youtube bajo los efectos de la emoción y el orgullo de haber hecho un Viaje de Bogotá a Cartagena en 1 día en moto con la intensidad en esfuerzo físico y el vasto kilometraje que recorrimos en esta WILD RIDE Bogotá – Cartagena 2012.

WILD RIDE es el nombre con el que he bautizado esta clase de viajes y que a muchos les interesaría hacerlos y sólo unos cuantos se deciden, mientras que muy pocos los hacen quedando con el deseo de repetirlos.

En este caso, mi viaje se trataba de un fin de semana en Cartagena, esto era 4 días 3 noches:

Día 1: Bogotá – Cartagena

Día 2: Cartagena – Barú

Día 3: Barú – Cartagena

Día 4: Cartagena – Bogotá

Viajar en moto desde Bogotá hasta Cartagena en 1 día si es posible, es más, me atrevería a decir que es muy fácil; lo único que se requiere es una fuerte motivación a llegar, en mi caso el deseo de caminar la ciudad amurallada, disfrutar de una cena romántica y descubrir con mi esposa, en pareja, si podríamos recorrer los mil ciento y pico de kilómetros de asfalto que hay en la ruta entre Bogotá y Cartagena por la troncal del Magdalena o “ruta del sol” en un solo día como ejercicio para un próximo viaje por suramérica.

Para este viaje planeamos la ruta más rápida y con menos desgaste, las paradas de hidratación así como las de desayuno y almuerzo las calculamos según nuestra resistencia, estimamos kilómetros, tiempos y entre cada parada establecimos algunas condiciones como plan B y C, esto es si parábamos, dónde lo haríamos? y qué cambios tendria nuestro itinerario?, así mismo alistamos el equipaje preciso para optimizar espacio y carga, por lo que desmontamos maletas laterales y sólo llevamos el top case como “auto exigencia” que significaba esto? Olvidarnos de esa herramienta que yo solía cargar y que nunca usaba, ese cuártico de aceite por si acaso, el bombillo de reemplazo, el voluminoso impermeable que tampoco usaba pero que nunca dejaba, igualmente dejar la plancha de pelo de mi copilota y todo su arsenal de vestidos y zapatos para cualquier ocasión y ceñirnos a la exigencia de ir “ligeros de equipaje”

Mi esposa jugando con la cámara
Mi esposa jugando con la cámara

Iniciamos el viernes muy temprano, hacia las 4:30 am estábamos saliendo de la ciudad por la Calle 80, rumbo a la Dorada dónde sería nuestro desayuno, no sin antes parar en la estación de servicio para tanquear y tomarnos el primer café del día.

Nuestro recorrido fue fácil y fluido hasta Villeta, donde por tradición se forman interminables filas de camiones atravesando el alto de la mona. Ya a la altura de Guaduas nos encontramos con cierres de vía por obras, camiones varados y en fin, ese caos que caracteriza el tramo entre Villeta y Honda.

A partir de nuestro cruce por el río Magdalena, inició un recorrido confortable con los rayos de sol de la mañana y rápidamente llegamos a nuestra primera parada “larga” el desayuno. Una parada de 30 minutos perfecta para.continuar. es importante saber que estos trayectos se pueden hacer sin mayor desgaste si se hacen en la moto correcta, pues no es lo mismo viajar en moto por Colombia en una súpersport, una chopper, o una motocicleta de bajo cilindraje, el estado de la vía, las.condiciones climáticas y la posición de manejo son determinantes, así que si usted es un apasionado por los viajes debe andar en una moto de Touring o debe iniciar su plan para adquirir una.

El recorrido entre la Dorada y San Alberto es muy agradable, se aprecia el primer cambio drástico de geografía dejando atrás las montañas de impresionantes curvas para avanzar entre planicies y rectas que si bien nos relajan, también nos exigen estar muy atentos y con los ojos bien abiertos porque es muy fácil distraerse dejando ir la mirada al vacío y ser sorprendido de frente por un camión a más de 140 kmxh pasando a unos cuantos centímetros de nosotros. Durante este tramo hicimos un par de paradas cortas de no más de 15 minutos para hidratarnos.

Cuando la gente dice que la carretera troncal del Magdalena es peligrosa, es porque lo es; realmente el peligro radica en el exceso de velocidad de los vehículos especialmente camiones y tractomulas para quienes no existen las motos y en este caso no vale la pena exponer la vida peleando un carril, ni siquiera estresarse, simplemente hacerse a un lado y continuar el viaje es la mejor garantía de llegar perfectos.

San Alberto fue nuestra segunda parada larga, un almuerzo compartido fue suficiente para estos dos viajeros, por que uno? Porque en estas regiones los platos son generosos y comer un plato excesivo en proteina y carbohidratos nos pondría en modo “zombie” un estado somnoliento que además de aumentar nuestro cansancio nos reduciría el ritmo del viaje, posiblemente aparecerían los errores y bueno en este punto ya veíamos algunos síntomas de cansancio por lo que nos tomamos un par de bebidas energizantes que nos pusieron ON, gasolina y de nuevo a la ruta.

A la altura de Bosconia la “mona” empezó a molestar, se aceleraba sola y luego se desaceleraba repentinamente sin razón alguna, “exostaba” esto es: producia sonidos en sus escapes similares a una tos o resfriado, mi reacción al ver esto fue mantenerla acelerada controlando las revoluciones a una velocidad regular, aunque lo difícil fue en el municipio de Plato, en donde se encontraban de fiestas y todo el pueblo agolpado en la vía celebrando con el estilo propio de la alegría costeña. En este momento el esfuerzo por resistir el calor y mantener la moto revolucionada a más de 2.000 rpm mientras la moto se encontraba en neutro en medio de un trancón infernal de camiones llevo mi paciencia al límite, discutiendo con policías y mototaxistas por un pequeño espacio para poder pasar y continuar avanzando.

El atardecer en esta zona del Magdalena causa una impresión reconfortante, pues ver como la ciénaga refleja sobre el agua sus últimos rayos es una recompensa al esfuerzo realizado hasta ahora.

A partir de este momento es cuando empezamos a cuestionarnos si este viaje era una locura, porque aun cuando veíamos sombreros vueltiaos y amables costeños saludandonos la verdad es que aún faltaban muchos kilómetros por recorrer y en tiempo nos faltarían unas 3 horas de camino.

Luego de escuchar las experiencias de muchos moteros de largo kilometraje, especialmente Alfonso Neisa, líder del proyecto Aventureros sin Dinero, aprendí algo importante sobre una regla de oro que en este viaje no respetaría, esto es Nunca llegar a una ciudad de noche, aun si es conocida que posteriormente mis rodadas nocturnas con un pequeño grupo de grandes amigos me lo confirmaría; sin embargo en este viaje rompí la regla y aprendí a las malas.

Llegamos al casco urbano de Cartagena en la noche, en medio de los trancones de una hora pico alargada por el agite de esta ciudad tomamos un roundpoint que nos desvió totalmente de la ruta quitándonos cerca de 1 hora adicional para recuperar el camino correcto y llegar a nuestro hotel en una zona de Cartagena lejos de la tradicional bocagrande, mas economica que la ciudad amurallada y más cerca al cartagenero promedio donde las tradiciones no son parte de una vitrina sino que se viven en sus calles. Esto es el barrio conocido como Alto Bosque; para nosotros un lugar estratégico pues al dia siguiente buscaríamos las playas de Barú, que para esta época era un destino poco conocido por el turismo del interior y menos por tierra ya que esta gran isla, estaba separada por el canal del dique y solo se podía llegar a sus tierras mediante un paso en Ferry en la zona conocida como Pasacaballos.

Dia 2 de nuestra Wild ride

Salimos con rumbo a pasacaballos, mediante señales y mapas dibujados pues no contabamos con GPS, pero si con las indicaciones de locales.

Pasamos por la zona industrial y portuaria de Mamonal, llegando a Pasacaballos, un humilde corregimiento que sirve de base de operaciones para el intercambio de insumos entre Cartagena y Barú, sus habitantes estan atentos al paso de los turistas en busca de orientacion y en nuestro caso fueron muy amables indicandonos el punto de partida del Ferry.

Este fue nuestro paso de ferry entre muchos que vendrian en aventuras posteriores; Aun me cuestiono por qué la emoción de atravesar un río o lago en Ferry a bordo de nuestras motos, pero lo cierto es que el niño que todos tenemos sale a la luz y nos llenamos de una emoción autentica y única.

DSC02713

DSC02708
Paso de ferry sobre el canal del dique, Pasacaballos

Una vez pasamos el ferry, nos dirigimos hacia Playa blanca a traves de una carretera destapada de color rojiso que por efecto del invierno presentaba algunos pantanos y depósitos de fango que disfrutamos con la emoción de estar muy cerca. realmente la distancia entre cartagena y barú es muy corta y en tiempos es cuestion de 45 minutos a 1 hora.

DSC02729Una vez llegamos a Playa blanca nos encontramos con una mezcla entre lo bello de la naturaleza y lo molesto del turismo informal y como nos caracterizamos por apreciar la belleza de las cosas decidimos no dejarnos afectar por cosas menores que no están en nuestras manos mejorar. Esto era, la multitud de locales ofreciéndonos alojamiento, almuerzos, parqueaderos, sin dejarnos respirar y generando un tanto de desconfianza debido a su “agresividad comercial” en la que se puede pensar que nos quieren algo.

No gracias, No gracias, No gracias---
No gracias, No gracias, No gracias—

El lugar de alojamiento en esta travesía se llamaba Hugo´s Place, un sitio recomendado en una guía de viajeros internacionales, de esos que andan buscando los lugares más “underground” o “no comerciales“ para disfrutar de paraísos escondidos y alejados de las masas turísticas.

Este lugar, cuyo propietario es una paisa, tiene rasgos de rancho playero ideal para surfistas, sus pequeñas cabañas hechas de palma son muy rústicas y a unos cuantos metros del mar, para nosotros, citadinos 100% resultaban encantadoras . El lugar cuenta con una carta de platos de mar muy interesante aunque sus tarifas están calculadas para el mercado internacional, fenomeno comun que como locales en nuestro país debemos aceptar sin reparo, de pronto regateando pero cuando se trata de lugares frecuentados por internacionales, esto es una pelea perdida. El alojamiento Hugo´s Place no cuenta con aire acondicionado ni ventiladores y la brisa que viene del mar es reducida por la barrera de palmeras a la altura de las cabañas. El agua era un problema serio en este lugar, pero no solo de Hugo´s Place sino de todos los alojamientos ofrecidos en esta zona pues los pobladores locales en su mayoría, se instalaron en la playa sin tener posesión de alguna tierra y sin permiso de la gobernación de Bolivar ni de alcaldías, simplemente colonizaron con improvisados restaurantes, cafeterias y alojamientos construidos en ranchos sin agua potable.

DSC02777

 

La belleza de nuestro país es la alegría de su gente
La belleza de nuestro país es la alegría de su gente


DSC02753
Ellos saben vivir la vida

Que significó esto? Que por más aventureros, por mas “todoterrenos” que fuéramos pasaríamos incomodidades relacionadas con el baño y la alimentación pues para bañarse solo se podría hacer en una hora específica de la tarde (4:00 pm – 6:00 pm) mediante botellas de agua en una “ducha” improvisada en un patio trasero y la cantidad de agua por persona en baño era: 1 litro; en nuestro caso nos perdimos la hora del baño por estar en el agua desconectados de todo lo que significó dormir la noche con la sensación de la sal y la arena de mar sobre nuestra piel. Respecto a la comida, la incomodidad mayor fue al descubrir las condiciones de aseo con las que lavaban los pescados en la parte de atrás de este caserío playero, un botadero de basura en medio de la naturaleza en la que buitres y aves silvestres encontraban sus mejores manjares, los residuos de una industria turística informal sin control sanitario de ningún tipo. en definitiva, esta fue la última vez que visité este lugar con intenciones de alojarme. Ahora bien, hoy en día está el Hotel Decameron Isla Barú con todas sus comodidades, que si bien vale la pena visitarlo, no lo haría a la hora de buscar una verdadera aventura en moto.

Un Bello lugar para no visitar en domingo
Un Bello lugar para no visitar en domingo

En playa blanca – Barú, permanecimos hasta el domingo hacia las 11:00 am, huyendo de la horda turística que sin saberlo, proveniente de Cartagena y poblaciones aledañas convierten este bello paraíso en el lugar de veraneo de 1 día de cientos de pobladores cargados con sus ollas de sancocho de pescado, parlantes con música a reventar y los “petacos” de cerveza y botellas de whisky en la mano, muy tradicionales de nuestra cultura popular pero que en mi caso no era lo que buscaba en este lugar. Playa Blanca en Barú, un bello lugar para no visitar en domingo.

Un bello lugar para no visitar en Domingo
Un bello lugar para no visitar en Domingo

 

DSC02775

 

DSC02778

Regresamos a nuestro modesto hotel en Alto Bosque, disfrutando de una buena ducha al mejor estilo de los más confortables spas en el mundo, una arepa e huevo en el barrio y listos para disfrutar del encanto de la bella ciudad amurallada.

DSC02825

Para este paseo en la ciudad amurallada caminamos sin parar, dejando la moto en parqueadero del hotel evitandonos molestias en el ingreso que es restringido para vehículos y la cargada de los cascos que a veces no son oportunos para la ocasión, nos dimos un romántico paseo en el tradicional coche a caballo acompañados de una serenata en la que su repertorio incluía la bella canción de “noches de cartagena” y nos dejamos llevar por el encanto de esta bella parte de la ciudad.
DSC02840

DSC02829

Atardecer Cartagenero desde la Muralla
Atardecer Cartagenero desde la Muralla

DSC02912

DSC02882

 

El lunes fue el día del regreso desde Cartagena hacia Bogotá en 1 día, evitando el paso por los cerros de Maria y Bosconia iniciamos nuestro regreso, tomando la vía del mar hacia barranquilla y Ciénaga en el magdalena, uno de los más bellos recuerdos que tengo es el amanecer sobre el río Magdalena a través del puente Pumajero, a partir de este momento el recorrido se hizo más retador, el cansancio nos invadió a la altura de puerto Boyacá en donde sentí por primera vez, “no quiero mas moto” pero como buen motero, me puse en pie después de una buena hidratada e iniciamos el ascenso por la cordillera, encontrándonos en el camino un grupos de dos BMW R1200GS y dos KTM 990, con sus trajes impecables que en actitud retadora nos adelantaron agresivamente, esto despertó en mí ese sentimiento de ego afectado que la mayoría de conductores hemos sentido y el instinto de competencia se apoderó de mí iniciando una “irresponsable” carrera en contra de este grupo que muy orgullosamente pero con vergüenza debo aceptar, los lleve al límite, dejé atrás las cuatro motos y cuando vimos el reloj en bogotá eran las 5 de la tarde. Sobre esto último no daré detalles pues no es de caballeros alardear y menos aún cuando se trata de exponernos al peligro.

Solamente diré que gracias a esta competencia, gracias a estos retadores moteros, mi mente se mantuvo ocupada, mis sentidos se agudizaron y mi cansancio desapareció.

Hoy en dia siento que ha sido una de las aventura más gratificantes de mi vida con mi esposa y aun estoy esperando a un buen amigo motero que se decida a repetir conmigo esta WILD RIDE a la costa, desde Bogotá a Cartagena en un día.
“Nadie nos quita lo viajado”
LOGO PEQUEÑO CIERRE

FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE

  • Total kilómetros: 2400
  • Condiciones: 95% On Road –
  • Dificultad: Alta
  • Presupuesto aproximado por pareja: $600.000
  • Duración: 4 días – 3 noches

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: Tourmaster Series 3 //Firtswear + BMW Airflor system
  • Pantalón: AGV Sport tricapa
  • Botas: Alpinistars WP Road
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: ICON Patrol// Escorpión

ALOJAMIENTO EN ESTE VIAJE

Cartagena

Hotel Altamar – Alto Bosque

Barú: Hugo´s place

Track de la ruta:

https://goo.gl/maps/wbF4RYmjPCG2

&nbsp

Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota

“Motociclista recorre más de 2500 km en moto con su esposa y al tercer día mira lo que sucedió…” o “Entérate de lo que vive tu chica cuando viaja contigo en moto” fueron titulares que me dieron vueltas en la cabeza cuando realmente el titular de este viaje es:  “Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota” Pero debido al interés causado en las redes sociales por este tipo de titulares mas bien “sensacionalistas” , que claramente no es el estilo de Capital Rider pero aja, vamos a ver que sucede con los resultados de este “experimento” de comunicación digital en el que mi co-pilota fue quien describió esta inolvidable aventura. (Andres L)

Bella travesía a Mompox descrita por mi co-pilota

La mayoría de los viajes en moto suelen ser narrados siempre a través de los ojos del piloto y su indescriptible relación con su caballito de acero, donde por alguna extraña razón se convierten en mítico centauro.

Pues bien, es mi turno de contar una travesía en moto a través de los ojos de la copilota o mejor conocida como “la pata” por que también nosotras las “patas” somos apasionadas por las dos ruedas , saber conducir no es el problema cuando por nuestra sangre sentimos que corre la misma adrenalina por cada kilometro recorrido, cada ruta que se presenta como un sin fin de experiencias que siempre van a quedar guardadas en aquel baúl de los recuerdos.

Todo empezó cuando quise celebrar mi natalicio no 33 de una forma diferente, no torta, no invitaciones a cenar, no rumba. ¿Cómo celebrar la edad de Jesucristo de una forma inolvidable? La respuesta llegó a mi mente: quiero conocer MOMPOX. Si, quiero conocer la ciudad de las mariposas amarillas (aunque algunos dicen que esta no es propiamente la ciudad que describe (alma bendita) el señor Gabo en 100 años de soledad ) de la única y hermosa filigrana, la ciudad que ha quedado perdida en el tiempo, ese tiempo que ya nadie vive.

Salimos un miércoles en la noche a bordo de aerolíneas V-Strom 1000 nuestra adorada “mona” la que nos ha llevado y traído, la que nunca nos ha dejado botados en ninguna parte, la abuelita para muchos, la sabia para nosotros.

Día 1 – Ruta Bogotá – La Dorada

Hora de arranque 8:00 pm – hora de llegada 11:00 pm.

Como no es desconocimiento de ninguno de los pilotos que han hecho esta ruta fue sencillamente agotadora, miles de tractomulas invadiendo la carretera sin avanzar y nosotros, mejor “mi piloto” tratando de hacer las mejores maniobras (no peligrosas) para llegar a nuestro destino, yo por supuesto cabeceando en la parte de atrás pues el combustible, sumado al calor de los motores y la lentitud con la que íbamos me llevaba completamente sedada, afortunadamente para mi llevaba el traje AIRFLOW de BMW que facilitó las cosas, no siendo igual para mi piloto quien iba cubierto de esa pesada y oscura armadura que llevan quienes practican el Touring y que en muchos casos solo hace mas duros  esta clase de viajes. Esa noche logramos alojarnos en el Hotel La Mansión, un hotel de carretera sencillo y retador, si, retador para usted señora y señorita donde saldrá la verdadera “warrior” y agradecerá infinitamente la cama que ven sus ojos para descansar esa noche.

Selfie en la troncal del Magdalena
Selfie en la troncal del Magdalena

Día 2 – La Dorada – Mompox

Hora de salida 5:30 am – hora de llegada 4:00 pm.

Ahora si empezaba mi travesía, atrás la noche agotadora y la carretera aburrida, levantarme con el mejor ánimo pues el día de mi cumpleaños se acercaba, traje listo, muñeca lista y por supuesto mi música para no dormirme y la cámara fotográfica (para esta fecha las go pro aún no eran la sensación en estos viajes así que mi método para ir grabando videos era amarrarme bien la cámara fotográfica a mi mano y buscar los mejores planos inclinándome para un lado o para el otro, levantándome de la moto, abrazando a mi piloto, bajándome de la moto y disparo en modo automático para cuando pasaramos nosotros etc etc etc.)

Acá el video tomado con JohaPro

Así los primeros kilómetros llegamos a Puerto Boyacá y tomamos un buen desayuno en la carretera (siempre fíjese en el lugar donde hayan mas camiones seguro la comida será sensacional en ese lugar) San Alberto, Aguachica, Pelaya, Pailitas hasta pasar por el peaje el Burro. Una vez pasa el peaje, gire inmediatamente a su izquierda por la primera destapada que encuentre, no existe señalización pues como si fuera su condena las poblaciones que no están incluidas dentro de las principales troncales desaparecen con el tiempo, frente a nuestros ojos arbustos y un caminito a lo lejos era lo único que veíamos.

Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena
Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena

Avanzamos varios kilómetros en medio de una carretera absolutamente destapada, a nuestro favor, viajabamos en Enero y el verano permitió que solo el polvo de la tierra nos incomodara mientras apreciábamos los mas hermosos paisajes incluyendo el río Magdalena bordeando nuestro camino.

Llegamos a Tamalameque “donde sale una llorona loca”, o eso fue lo que aprendí cuando tenía tal vez 8 años en las clases de música de mi colegio; simplemente poblaciones taciturnas, dormidas bajo el calor del medio día, se respira la calma de sus habitantes, no existe afán de la vida, al contrario hasta el tiempo camina lento por la misma sensación sofocante.

DSC06147

Continuamos nuestro recorrido hasta el Banco Magdalena, un municipio importante dentro del departamento de Bolivar donde nos detuvimos, ya era hora la hora de almuerzo y como seres de otro planeta (pues ustedes también habrán visto las caras de los pobladores cuando se bajan de sus motos en regiones donde no llega sino el viento ) fuimos examinados desde la punta de nuestros zapatos hasta nuestro casco y obvio la intriga de saber quienes éramos, de dónde veníamos a dónde íbamos, el hambre no se hace esperar y en este punto el restaurante de carretera no era la opción pues como lo escribí antes estas poblaciones fueron condenadas al olvido a desaparecer lentamente de nuestro radar de nuestro mapa de nuestra tierra. Así que la mejor opción y la que nunca falla “pollito asado” un pollo para dos era la mejor propuesta del menú para continuar nuestro viaje.

1 hora de almuerzo, acomodarse nuevamente todo el equipo de viaje subirse en la monita y continuar pues nuestro destino aún estaba distante y queríamos llegar con la luz del día.

Nuevamente nos encontrábamos en una carretera completamente desolada, sin ninguna señalización solo el sistema de navegación que domina mi esposo a la perfección  “PPS” PARE, PREGUNTE Y SIGA es la mejor opción en estas rutas.

Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad

No lo niego, el miedo me invadía, era un contraste de tener ante mis ojos la maravilla de la creación, la presencia divina que me invitaba a estar tranquila y disfrutar mi travesía versus el imaginar en que momento podían salir grupos al margen que pueden aprovechar cualquier oportunidad al ver una pareja sola y claro este miedo se hizo mas fuerte cuando a lo lejos vi un grupo de personas cerrando de lado a lado esta carretera con un cordón, nosotros teníamos que pasar o pasar sin ninguna opción diferente, tan pronto nos acercamos vimos que eran niños no mayores de 8 años que salían a la carretera para ver la moto y esperar que dejaban los viajeros, algunos les dejaran dinero, nosotros llevábamos unas manillas de la selección Colombia y dulces, la respuesta de esos pequeños pobladores no se hacía esperar con saltos de felicidad buscando a sus hermanos y familiares para mostrar lo que aquellos forasteros en una hermosa y gigante moto amarilla les habían dado.

Cerca de las 4 de la tarde después de pasar varios caceríos con música a todo volumen llegamos a nuestro destino, una calle estrecha con pobladores caminando bebiendo refrescos y con abanicos en sus manos nos invitaban a detener la moto, quitarnos chaquetas, cascos, guantes, balaclavas y sentarnos en la banca de una de las placitas principales a tomarnos un delicioso jugo de Corozo “bienvenidos a Mompox” aquel municipio que en elgún momento fue el principal puerto interior de Colombia pero que debido a los caprichos de la naturaleza con la depresión momposina quedó apartada de cualquier posibilidad de desarrollo pero con la magia que solo los verdaderos amantes de lo propio y autentico saben disfrutar.

DSC06229

Con mi esposo somos del tipo de viajeros que no invertimos altas sumas de dinero en alojamientos sino que ese presupuesto lo utilizamos para disfrutar de la verdadera comida de la región y de disfrutar de los atractivos que esas poblaciones tienen, por lo tanto los hospedajes del centro de Mompox no eran nuestra opción, son hermosos y espectaculares pero no estaban dentro de lo que nosotros buscábamos, así que después de dar un par de vueltas en la moto, encontramos al lado del cementerio el hotel “Santa cruz de Mompox” propio de la región una casona antigua con habitaciones muy bien adecuadas y decoradas con ese “rústico” que las hace coloniales y auténticas dentro de lo que busca el viajero, no dentro de lo que busca el turista.

 

Una buena ducha y alistarnos con sandalias y ropa vaporosa para caminar aquellas calles donde por efectos de la colonización las raíces del catolicismo son bastante fuertes y prueba de ello son las más de 7 Iglesias y capillas que adornan la región con un cantar de cigarras que invitan a perderse de la monotonía a desconectarse del mundo a dejar las preocupaciones a vivir como aquellos pobladores que se reúnen en mecedoras (por que en esta región no existen las salas en los hogares) en las calles y corredores , es un experiencia mágica, tranquila, y muy grata sobre todo cuando la realizas al lado de tu compañero de vida tu compañero de ruta tu compañero de aventura.

 

El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
DSC06210
La vista desde nuestro restaurante favorito
La magia que rodea a Mompox es indescriptible
El tiempo no corre, se siente un letargo de antaño indescriptible

 

La magia de cada pueblo se descubre en sus noches
La magia de cada pueblo se descubre en sus noches

El siguiente día disfrutamos Mompox como cualquiera poblador de la región y acá es absolutamente sorprendente y divertido ver las miles de motocicletas que transitan sus calles y sobre todo los pilotos sin casco, sin zapatos, sin guantes y tal vez a un poco más de 60 kilómetros por hora cualquier nuevo visionario encontraría una excelente oportunidad para tener una tiendita de accesorios pues acá se vende o se vende (O eso es lo que uno cree).

Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
DSC06212
A esta altura del Rio Magdalena, deja su color tierra para hacerse cristalino y sus orillas absolutamente verdes
 Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
DSC06234
A cambio del Ferry, esta vez probamos el “Johnson”
DSC06270
nuestro recorrido por el Rio Magdalena hizo de este viaje algo maravilloso

Cerca de la una de la tarde continuamos nuestro viaje, Cartagena nuestro próximo destino y la celebración de mi natalicio, así que subirnos en la moto y llegar a Bodegas en Talaigua Nuevo para embarcar la moto en el Ferri o Johnson para cruzar durante 45 minutos el majestuoso río Magdalena y llegar a la carretera que nos llevaría de nuevo a la civilización.

DSC06470

Lo vivido en Cartagena no hará parte de en este relato, sólo les digo que ha sido de las mejores celebraciones que he tenido en mi vida en las murallas con un vino de corozo proveniente de las entrañas de Mompox y con la promesa de amor de mi esposo que por el resto de nuestros días en esta vida buscaríamos la manera de vivir intensamente cada oportunidad que se nos presentara a bordo de nuestra “monita” pues cada viaje así sea la misma ruta y el mismo destino será diferente si te permites romper los paradigmas que la sociedad te ha creado y te entregas a conocer y admirarte de las regiones y culturas que llenan de vida tu país.

DSC06398
Mi Cierre de cumpleaños, Travesía 33

Johanna R.

 

LOGO PEQUEÑO CIERRE

FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE:

  • Total de kilómetros: 2500 km aprox
  • Condiciones: 85% On Road –15% Off Road
  • Dificultad: Media

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: Alpinestars ANDES // BMW Motorrad Airflow jacket
  • Pantalón:  AGV Sport // BMW Airflow Pants
  • Botas: Alpinistars ROAM WP 2.0 // BMW Motorrad Allround
  • Cascos: SHOEI Hornet DS // RF-1200
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: Scorpion // Alpinestars windstopper

ALOJAMIENTO EN ESTE VIAJE

Hotel La Mansión

La dorada – Caldas

Hotel Santa Cruz de Mompox – Al lado del tradicional Cementerío

Carrera 4ª, Numero 18-57

Telefonos: 5-684 0374

FAX: 684 0127

Celular: 313 545 6869

311 401 0273

E-mail: hotelstacruzmompox@hotmail.com

RESTAURANTE RECOMENDADO EN MOMPOX

Restaurante el Fuerte

Track de ruta:

https://goo.gl/maps/KpGAi3dv5v12

Ver mapa: (Contiene error pues entre Talaigua nuevo y Magangue se debe navegar el Magdalena)

 

Este blog ha sido creado por Andres López Sanchez y su diseño tiene todos los derechos reservados, incluyendo fotografías de autoría propia. El contenido del blog está protegido con Copyright y todos sus derechos están reservados.