Archivo de la etiqueta: Ferry

Viaje en moto hacia los llanos orientales

Viaje en hacía los llanos orientales

 

El siguente  es un post no apto para “barbie moteros” pues cuando de motociclismo de aventura se trata, poco importan las condiciones climáticas, el estado de las carreteras, si es invierno o verano, si el menú es 5 estrellas o basta con una botella de agua o una arepa, esto solo aumenta la adrenalina por descubrir nuevas rutas, perderse, sentir cansancio y al final descubrir de qué estamos hechos.

Esta es una aventura en moto por los llanos orientales que tuve el gusto de compartir con uno de mis mejores amigos, El viejo David a bordo de su cabra, una poderosa e intimidante KTM 990 Adventure R; David es uno de esos pilotos que siempre dicen que si a una rodada desconocida y de los que no preguntan en qué moto iré, de esos que no se preocupan por reservaciones o presupuesto, pues por anticipado sabe que en una buena aventura nunca sabe a donde llegaremos.

Día 1: Bogotá – Yopal

Nuestro recorrido inició desde Bogotá hacia Villavicencio por la acostumbrada vía al llano, que si usted no la ha recorrido en moto debe saber que a la altura de Pipiral se debe tomar la antigua vía que le tomará cerca de 25 minutos en llegar a la zona conocida como la grama, esta carretera es engañosa debido a las condiciones del asfalto que por efecto de humedad y temperatura sumado al paso de los camiones produce unas ondulaciones bastante peligrosas para los motociclistas y si a esto se le agrega las manchas de aceite y diferentes químicos que algunos camiones dejan a su paso, esta sección conocida como el alto de Buenavista se convierte en un peligro para quien no sepa de estas condiciones.

David a bordo de su KTM 990
David a bordo de su KTM 990

En este trayecto conduje con mi hijo Juan a bordo de una BMW R1200GS con la misión de llevarle a casa de mis suegros para iniciar su período de vacaciones, así que estando en familia disfrutamos un buen café y en cuestión de 15 minutos estábamos montados en nuestras motos.

Nos dirigimos por la ruta hacia Puerto López en una recta que permite una buena velocidad, siempre atentos a los retenes de la policía de carreteras que en esta zona son comunes, paramos en el obelizco, “Ombligo de Colombia” por algo de hidratación mientras observamos los llanos orientales desde un lugar privilegiado, el alto de Menegua.

Avanzamos unos 7 km kilómetros en la vía hacia Puerto Gaitán y justo en la salida a la izquierda que conduce a Cabuyaro, nos desviamos en busca de la aventura offroad más entretenida de este viaje. Ansiosos por llegar al punto en que se acaba la carretera, nos encontramos con una recta amplia, de color rojo, llena de pozos y fango que nos invitaba a la acción!

Bajando presión de llantas y alistando la GoPro de David que se estrenaba para este viaje, en un emocionante derrape con aceleración a fondo nuestras motos arrancaron con la fuerza de quien inicia una competencia y en cuestiones de segundos nos sentimos en nuestro propio rally.

Carretera entre Lagos de Menegua - Cabuyaro
Carretera entre Lagos de Menegua – Cabuyaro – BMW R1200GS

Esta carretera cuenta con unas condiciones especiales que cambian con el estado del tiempo y para esta oportunidad su nivel de dificultad era bastante interesante, pues debido a la lluvia se forman pozos profundos que se ocultan tras algunos morros que no lograbamos identificar a tiempo por la velocidad a la que conducíamos, esto es: vernos cubiertos de agua y fango hasta el último centímetro de nuestros trajes, visores y cascos, en definitiva lo que buscábamos.

10464403_10152634364932697_322652313743674683_n
KTM 990 Adventure

La carretera hacia Cabuyaro cuenta con curvas amplias y de largo trazado que nos permitían disfrutar del derrape continuo sobre su superficie roja. Una vez llegamos al río Meta, cruzamos a bordo de un ferry que por unos minutos nos presentó un hermoso paisaje llanero en donde el Río Meta en silencio absoluto nos brindó un gran descanso; nuestra paz fue interrumpida por el canto de gol en el radio de un carro, esto era: gol de la selección Colombia en un partido del que no estábamos enterados y por supuesto que tampoco era de nuestro interés; si, y permítame por favor decir que no se trata de falta de orgullo, tampoco de no sentir pasión por lo nuestro, se trata de alimentar nuestro orgullo patrio con algo más grande que un espectáculo televisivo de 90 minutos, se trata de maravillarse con la belleza de nuestro país recorriendo sus tierras, navegando sus ríos y conociendo su gente, esto si despierta un verdadero orgullo patrio.

10462745_10152634365092697_6474159315167995441_n

Al otro lado del Río Meta Cabuyaro, una población modesta que nos sirve como punto de referencia para continuar nuestra travesía hacia Barranca de Upia. Viajando sin GPS la aventura es mucho más intuitiva e interactiva, así que con un par de indicaciones y la estación de policía como “waypoint” doblamos a la derecha y seguimos adelante en una carretera destapada con piedra bola suelta en la que sería mejor reducir velocidad para proteger los rines de nuestras motos.

Durante este tramo nos encontramos con algunas tractomulas y camionetas 4X4 petroleras con una estilo de conducción algo agresivo sin mayor efecto contra nosotros.

En Barranca de Upía buscamos un lugar donde nivelar presión de llantas pues hasta acá terminarían nuestros xx km de Off Road y continuariamos por la vía hacia Yopal.

Una vez instalados en Yopal encontramos un hotel muy confortable llamado Saman del Rio con habitaciones amplias,con aire acondicionado y un servicio de comidas a domicilio que salvó la noche.

Durante toda esta travesía teníamos un especial interés por saber como podría ser el regreso a través de una ruta que conectaba Casanare con Boyacá cuyos sus puntos de referencia eran: Hato Corozal, La Cabuya y Paz del Río. Con esta duda iniciamos el día 2.

Día 2 Yopal – Bogotá

Después de un reconfortante descanso en piscina, iniciamos nuestro alistamiento, encontrando que la KTM de David estaba pinchada y para quien no conoce un sistema diferente al sellomatic, le cuento que algunas maxitrail, entre esas la BMW F800GS y en este caso la KTM 990 Adventure R usan neumático interior en sus llantas y en caso de pinchada, palabras más o menos es:

– Baje llanta
– Saque neumático
– Identifique la perforación
– Limpie la superficie
– Pegue un parche adhesivo
– Instale neumático
– Monte llanta
– Calibre presión

Todo lo anterior con el kit apropiado y contando con la fortuna de no tener que cambiar neumático, fortuna que en este caso no nos acompañó, por lo que tuvimos que ubicar un montallantas frente a batallón del ejército.

El taller elegido en Yopal
El taller elegido en Yopal

Durante la segunda fase de la despinchada aproveché a preguntar en el batallón sobre la ruta La Cabuya, esto pudo ser un muy mal chiste para el oficial a quien le pregunté, especialmente en las elecciones presidenciales que se llevaban a cabo en esta fecha y nosotros forasteros con aspecto de astronautas bastante alejados de nuestro puesto de votación.

La energía buena siempre nos acompaña en cada aventura
La energía buena siempre nos acompaña en cada aventura
El mejor compañero de ruta, el viejo David.
El mejor compañero de ruta, el viejo David.

La ruta Casanare – Boyacá por la Cabuya podría ser un suicidio debido a que esta zona permanece en conflicto entre el ejército y la guerrilla siendo intransitable desde hace muchos años con terribles antecedentes entre el 2008 y 2012.

A partir de este momento y dada la hora de despinche iniciamos nuestro regreso buscando la vía Sogamoso que incluye municipios como Pajarito y el Crucero.

El recorrido inicia saliendo de Yopal hacia Aguazul, tomando la vía hacia la derecha que conduce a Pajarito; iniciamos un ascenso de curvas sorprendentes que no respetaban trayectoría ni angulo, acompañados de esa lluvia suave y permanente algo agotadora sin encontrar un lugar donde descansar. Finalmente nos encontramos un restaurante de carretera muy humilde en su aspecto pero atendido por dos mujeres trabajadoras, una madre con su bella hija tenían la mejor receta de gallina que podriamos encontrar en la zona.

Sancocho de gallina camionera
Sancocho de gallina camionera

Es asi como nos recargamos de energía para lo que sería uno de mis recorridos asfaltados mas “largos” y dificiles, 150 kilimetros aproximados de torrencial lluvia que nos acompañó por una ruta llena de residuos de derrumbes que no bastaron para permitirnos disfrutar de la belleza del Páramo de la Sarna. Sigue la lluvia sin parar, nuestros trajes fueron permeados por el agua a más de 3.000 mt y haciendo un ultimo esfuerzo por no parar, logramos llegar a la Laguna de Tota, en donde nos encontramos con una típica tienda de campo donde los campesinos nos recibieron con unas copitas de aguardiente para neutralizar el efecto del frio, un par de cafés bien cargados y la poderosa aguadepanela que en esta bonita region cebollera es fundamental para el jornal.

Nuestra pausa en Aquitania
Nuestra pausa en Aquitania

Gracias a la buena idea de David y con un poco de suerte, en esta tienda pudimos comprar medias para cambiarnos ya que entre otras cosas las botas Alpinestars TECH 3 tienen un pesimo desempeño con el agua (Próximamente review Botas Alpinestars TECH3) nos pusimos nuestro jeans que venían secos dentro de nuestros drybags y cubrimos nuestros pies con bosas plasticas de pan rollo que nos permitieron regresar a casa en mejores condiciones.

DSC00853
La recompensa esta en cada kilometro recorrido

El regreso desde Tota hasta Bogota fue rápido y fluido sin mayor novedad salvo las exquisitas arepas de tierra negra; el final de esta travesía de apenas dos días cierra con una cálida bienvenida en nuestros hogares con nuestros seres queridos siempre atentos a las aventuras que traemos en nuestras motos para compartir, porque nadie nos quita lo viajado.

 

Encuentra el m
Encuentra tu KTM en MotoXtreme K 3 – Bogotá

FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE

  • Total kilómetros: 900 kilometros
  • Condiciones: 70% On Road – 30% OffRoad
  • Dificultad: Alta
  • Duración: 2 días – 1 noche

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: Traje Rallye 3
  • Botas: Alpinistars TECH 3
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: Alpinestars Artic gloves
  • DryBag GIVI 35 LT

ALOJAMIENTO EN ESTE VIAJE

Hotel en Yopal: Saman del Rio

Track de Ruta:
https://goo.gl/maps/6u2eAJk2kgq

 

Ver Mapa:

Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota

“Motociclista recorre más de 2500 km en moto con su esposa y al tercer día mira lo que sucedió…” o “Entérate de lo que vive tu chica cuando viaja contigo en moto” fueron titulares que me dieron vueltas en la cabeza cuando realmente el titular de este viaje es:  “Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota” Pero debido al interés causado en las redes sociales por este tipo de titulares mas bien “sensacionalistas” , que claramente no es el estilo de Capital Rider pero aja, vamos a ver que sucede con los resultados de este “experimento” de comunicación digital en el que mi co-pilota fue quien describió esta inolvidable aventura. (Andres L)

Bella travesía a Mompox descrita por mi co-pilota

La mayoría de los viajes en moto suelen ser narrados siempre a través de los ojos del piloto y su indescriptible relación con su caballito de acero, donde por alguna extraña razón se convierten en mítico centauro.

Pues bien, es mi turno de contar una travesía en moto a través de los ojos de la copilota o mejor conocida como “la pata” por que también nosotras las “patas” somos apasionadas por las dos ruedas , saber conducir no es el problema cuando por nuestra sangre sentimos que corre la misma adrenalina por cada kilometro recorrido, cada ruta que se presenta como un sin fin de experiencias que siempre van a quedar guardadas en aquel baúl de los recuerdos.

Todo empezó cuando quise celebrar mi natalicio no 33 de una forma diferente, no torta, no invitaciones a cenar, no rumba. ¿Cómo celebrar la edad de Jesucristo de una forma inolvidable? La respuesta llegó a mi mente: quiero conocer MOMPOX. Si, quiero conocer la ciudad de las mariposas amarillas (aunque algunos dicen que esta no es propiamente la ciudad que describe (alma bendita) el señor Gabo en 100 años de soledad ) de la única y hermosa filigrana, la ciudad que ha quedado perdida en el tiempo, ese tiempo que ya nadie vive.

Salimos un miércoles en la noche a bordo de aerolíneas V-Strom 1000 nuestra adorada “mona” la que nos ha llevado y traído, la que nunca nos ha dejado botados en ninguna parte, la abuelita para muchos, la sabia para nosotros.

Día 1 – Ruta Bogotá – La Dorada

Hora de arranque 8:00 pm – hora de llegada 11:00 pm.

Como no es desconocimiento de ninguno de los pilotos que han hecho esta ruta fue sencillamente agotadora, miles de tractomulas invadiendo la carretera sin avanzar y nosotros, mejor “mi piloto” tratando de hacer las mejores maniobras (no peligrosas) para llegar a nuestro destino, yo por supuesto cabeceando en la parte de atrás pues el combustible, sumado al calor de los motores y la lentitud con la que íbamos me llevaba completamente sedada, afortunadamente para mi llevaba el traje AIRFLOW de BMW que facilitó las cosas, no siendo igual para mi piloto quien iba cubierto de esa pesada y oscura armadura que llevan quienes practican el Touring y que en muchos casos solo hace mas duros  esta clase de viajes. Esa noche logramos alojarnos en el Hotel La Mansión, un hotel de carretera sencillo y retador, si, retador para usted señora y señorita donde saldrá la verdadera “warrior” y agradecerá infinitamente la cama que ven sus ojos para descansar esa noche.

Selfie en la troncal del Magdalena
Selfie en la troncal del Magdalena

Día 2 – La Dorada – Mompox

Hora de salida 5:30 am – hora de llegada 4:00 pm.

Ahora si empezaba mi travesía, atrás la noche agotadora y la carretera aburrida, levantarme con el mejor ánimo pues el día de mi cumpleaños se acercaba, traje listo, muñeca lista y por supuesto mi música para no dormirme y la cámara fotográfica (para esta fecha las go pro aún no eran la sensación en estos viajes así que mi método para ir grabando videos era amarrarme bien la cámara fotográfica a mi mano y buscar los mejores planos inclinándome para un lado o para el otro, levantándome de la moto, abrazando a mi piloto, bajándome de la moto y disparo en modo automático para cuando pasaramos nosotros etc etc etc.)

Acá el video tomado con JohaPro

Así los primeros kilómetros llegamos a Puerto Boyacá y tomamos un buen desayuno en la carretera (siempre fíjese en el lugar donde hayan mas camiones seguro la comida será sensacional en ese lugar) San Alberto, Aguachica, Pelaya, Pailitas hasta pasar por el peaje el Burro. Una vez pasa el peaje, gire inmediatamente a su izquierda por la primera destapada que encuentre, no existe señalización pues como si fuera su condena las poblaciones que no están incluidas dentro de las principales troncales desaparecen con el tiempo, frente a nuestros ojos arbustos y un caminito a lo lejos era lo único que veíamos.

Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena
Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena

Avanzamos varios kilómetros en medio de una carretera absolutamente destapada, a nuestro favor, viajabamos en Enero y el verano permitió que solo el polvo de la tierra nos incomodara mientras apreciábamos los mas hermosos paisajes incluyendo el río Magdalena bordeando nuestro camino.

Llegamos a Tamalameque “donde sale una llorona loca”, o eso fue lo que aprendí cuando tenía tal vez 8 años en las clases de música de mi colegio; simplemente poblaciones taciturnas, dormidas bajo el calor del medio día, se respira la calma de sus habitantes, no existe afán de la vida, al contrario hasta el tiempo camina lento por la misma sensación sofocante.

DSC06147

Continuamos nuestro recorrido hasta el Banco Magdalena, un municipio importante dentro del departamento de Bolivar donde nos detuvimos, ya era hora la hora de almuerzo y como seres de otro planeta (pues ustedes también habrán visto las caras de los pobladores cuando se bajan de sus motos en regiones donde no llega sino el viento ) fuimos examinados desde la punta de nuestros zapatos hasta nuestro casco y obvio la intriga de saber quienes éramos, de dónde veníamos a dónde íbamos, el hambre no se hace esperar y en este punto el restaurante de carretera no era la opción pues como lo escribí antes estas poblaciones fueron condenadas al olvido a desaparecer lentamente de nuestro radar de nuestro mapa de nuestra tierra. Así que la mejor opción y la que nunca falla “pollito asado” un pollo para dos era la mejor propuesta del menú para continuar nuestro viaje.

1 hora de almuerzo, acomodarse nuevamente todo el equipo de viaje subirse en la monita y continuar pues nuestro destino aún estaba distante y queríamos llegar con la luz del día.

Nuevamente nos encontrábamos en una carretera completamente desolada, sin ninguna señalización solo el sistema de navegación que domina mi esposo a la perfección  “PPS” PARE, PREGUNTE Y SIGA es la mejor opción en estas rutas.

Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad

No lo niego, el miedo me invadía, era un contraste de tener ante mis ojos la maravilla de la creación, la presencia divina que me invitaba a estar tranquila y disfrutar mi travesía versus el imaginar en que momento podían salir grupos al margen que pueden aprovechar cualquier oportunidad al ver una pareja sola y claro este miedo se hizo mas fuerte cuando a lo lejos vi un grupo de personas cerrando de lado a lado esta carretera con un cordón, nosotros teníamos que pasar o pasar sin ninguna opción diferente, tan pronto nos acercamos vimos que eran niños no mayores de 8 años que salían a la carretera para ver la moto y esperar que dejaban los viajeros, algunos les dejaran dinero, nosotros llevábamos unas manillas de la selección Colombia y dulces, la respuesta de esos pequeños pobladores no se hacía esperar con saltos de felicidad buscando a sus hermanos y familiares para mostrar lo que aquellos forasteros en una hermosa y gigante moto amarilla les habían dado.

Cerca de las 4 de la tarde después de pasar varios caceríos con música a todo volumen llegamos a nuestro destino, una calle estrecha con pobladores caminando bebiendo refrescos y con abanicos en sus manos nos invitaban a detener la moto, quitarnos chaquetas, cascos, guantes, balaclavas y sentarnos en la banca de una de las placitas principales a tomarnos un delicioso jugo de Corozo “bienvenidos a Mompox” aquel municipio que en elgún momento fue el principal puerto interior de Colombia pero que debido a los caprichos de la naturaleza con la depresión momposina quedó apartada de cualquier posibilidad de desarrollo pero con la magia que solo los verdaderos amantes de lo propio y autentico saben disfrutar.

DSC06229

Con mi esposo somos del tipo de viajeros que no invertimos altas sumas de dinero en alojamientos sino que ese presupuesto lo utilizamos para disfrutar de la verdadera comida de la región y de disfrutar de los atractivos que esas poblaciones tienen, por lo tanto los hospedajes del centro de Mompox no eran nuestra opción, son hermosos y espectaculares pero no estaban dentro de lo que nosotros buscábamos, así que después de dar un par de vueltas en la moto, encontramos al lado del cementerio el hotel “Santa cruz de Mompox” propio de la región una casona antigua con habitaciones muy bien adecuadas y decoradas con ese “rústico” que las hace coloniales y auténticas dentro de lo que busca el viajero, no dentro de lo que busca el turista.

 

Una buena ducha y alistarnos con sandalias y ropa vaporosa para caminar aquellas calles donde por efectos de la colonización las raíces del catolicismo son bastante fuertes y prueba de ello son las más de 7 Iglesias y capillas que adornan la región con un cantar de cigarras que invitan a perderse de la monotonía a desconectarse del mundo a dejar las preocupaciones a vivir como aquellos pobladores que se reúnen en mecedoras (por que en esta región no existen las salas en los hogares) en las calles y corredores , es un experiencia mágica, tranquila, y muy grata sobre todo cuando la realizas al lado de tu compañero de vida tu compañero de ruta tu compañero de aventura.

 

El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
DSC06210
La vista desde nuestro restaurante favorito
La magia que rodea a Mompox es indescriptible
El tiempo no corre, se siente un letargo de antaño indescriptible

 

La magia de cada pueblo se descubre en sus noches
La magia de cada pueblo se descubre en sus noches

El siguiente día disfrutamos Mompox como cualquiera poblador de la región y acá es absolutamente sorprendente y divertido ver las miles de motocicletas que transitan sus calles y sobre todo los pilotos sin casco, sin zapatos, sin guantes y tal vez a un poco más de 60 kilómetros por hora cualquier nuevo visionario encontraría una excelente oportunidad para tener una tiendita de accesorios pues acá se vende o se vende (O eso es lo que uno cree).

Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
DSC06212
A esta altura del Rio Magdalena, deja su color tierra para hacerse cristalino y sus orillas absolutamente verdes
 Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
DSC06234
A cambio del Ferry, esta vez probamos el “Johnson”
DSC06270
nuestro recorrido por el Rio Magdalena hizo de este viaje algo maravilloso

Cerca de la una de la tarde continuamos nuestro viaje, Cartagena nuestro próximo destino y la celebración de mi natalicio, así que subirnos en la moto y llegar a Bodegas en Talaigua Nuevo para embarcar la moto en el Ferri o Johnson para cruzar durante 45 minutos el majestuoso río Magdalena y llegar a la carretera que nos llevaría de nuevo a la civilización.

DSC06470

Lo vivido en Cartagena no hará parte de en este relato, sólo les digo que ha sido de las mejores celebraciones que he tenido en mi vida en las murallas con un vino de corozo proveniente de las entrañas de Mompox y con la promesa de amor de mi esposo que por el resto de nuestros días en esta vida buscaríamos la manera de vivir intensamente cada oportunidad que se nos presentara a bordo de nuestra “monita” pues cada viaje así sea la misma ruta y el mismo destino será diferente si te permites romper los paradigmas que la sociedad te ha creado y te entregas a conocer y admirarte de las regiones y culturas que llenan de vida tu país.

DSC06398
Mi Cierre de cumpleaños, Travesía 33

Johanna R.

 

LOGO PEQUEÑO CIERRE

FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE:

  • Total de kilómetros: 2500 km aprox
  • Condiciones: 85% On Road –15% Off Road
  • Dificultad: Media

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: Alpinestars ANDES // BMW Motorrad Airflow jacket
  • Pantalón:  AGV Sport // BMW Airflow Pants
  • Botas: Alpinistars ROAM WP 2.0 // BMW Motorrad Allround
  • Cascos: SHOEI Hornet DS // RF-1200
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: Scorpion // Alpinestars windstopper

ALOJAMIENTO EN ESTE VIAJE

Hotel La Mansión

La dorada – Caldas

Hotel Santa Cruz de Mompox – Al lado del tradicional Cementerío

Carrera 4ª, Numero 18-57

Telefonos: 5-684 0374

FAX: 684 0127

Celular: 313 545 6869

311 401 0273

E-mail: hotelstacruzmompox@hotmail.com

RESTAURANTE RECOMENDADO EN MOMPOX

Restaurante el Fuerte

Track de ruta:

https://goo.gl/maps/KpGAi3dv5v12

Ver mapa: (Contiene error pues entre Talaigua nuevo y Magangue se debe navegar el Magdalena)

 

Este blog ha sido creado por Andres López Sanchez y su diseño tiene todos los derechos reservados, incluyendo fotografías de autoría propia. El contenido del blog está protegido con Copyright y todos sus derechos están reservados.