Archivo de la etiqueta: Motorrad kolumbien

Ruta del Agua – Región del Guavio

Ruta del Agua – Región del Guavio.

Si usted es de los que invierte buena parte del tiempo previo al fin de semana buscando nuevas rutas que se alejen de la populares rodadas de restaurantes a menos de 100 km de su casa seguramente esta ruta de 1 día al Guavio le puede interesar.

Para comenzar, vamos a buscar la salida de Bogotá hacia la carretera central del norte en busca de un desayuno típico que proporcione la suficiente energía para una larga rodada. Un buen lugar para detenerse es el restaurante Entrepues ubicado en el kilometro 9 de la autopista norte, por supuesto en esta ruta usted encontrará diversas opciones de restaurantes típicos con comida exquisita, pero sabiendo que la rodada que le espera es larga con un ligero grado de dificultad mi recomendación es desayunar “trancado”.

Continuando la ruta por la carretera central del norte pasando el parque de Sopó, busque la salida hacia Sopó y busque la variante Sopo – La Calera, en este punto el paisaje comienza a cambiar ligeramente del plano de la sabana dando lugar a geométricas montañas de un verde alegre y acogedor. En la intersección conocida como El Salitre, giré a la izquierda con destino hacia Guasca y disfrute de un ascenso curveado muy entretenido que le mantendrá atento a cualquier riesgo y preparado para sortear cualquier dificultad.

Guasca (Cercado de cerros en lengua Chibcha) es un bello pueblo que nos da la bienvenida a la región del Guavio y se convierte en nuestra primera parada oficial, esto significa la parada típica de pueblo donde buscamos el parque principal y siempre en espera de encontrar la sagrada iglesia erigida por nuestros evangelizadores españoles desde épocas antiguas y que se convierte en la cara amable de cientos de poblaciones a lo largo de nuestro territorio Colombiano. Guasca al igual que muchos de los pueblitos que menciono en mis rutas tienen un desarrollo turístico autónomo lleno de diversas actividades eco-turisticas y de aventura en las que no me detendré a presentar pues en en esta ruta de 1 día en moto lo mío es paisaje, ruta y moto.

Saliendo de Guasca nos dirigimos hacia Gacheta a lo largo de de una verdadera carretera serpenteante perfecta para los amantes de las curvas, pero a un ritmo “contemplativo” (como lo diría el buen amigo Rafa Rojas), usted podrá disfrutar de un hermoso paisaje que le sorprenderá al encontrarse tan cerca a la Capital. Una perfecta combinación entre extensos campos donde la ganadería co-existe con el ambiente y más adelante bosques de pino, en esta parte la niebla es tan densa que da un toque de misterio y a la vez de paz. En este punto le recomiendo reducir velocidad mientras observa campos repletos de frailejones porque usted mi querido motero ha llegado a los 3200 msn, a la parte más alta del Páramo que en este punto se conoce como el páramo del Amoladero.

En cuestión de 30 minutos usted dejara de lado el frío del páramo e iniciará un sensacional descenso a través de un bosque húmedo nativo donde la carretera presenta fallas geológicas y algunas irregularidades que no representarán peligro si conduce a una velocidad moderada, la misma velocidad que le permitirá disfrutar la vista del cañón del río Guavio a su derecha; realmente es increíble tanta belleza a unos cuantos kilómetros de la capital.

Dónde el camino arranca - The Adventure Bogotá
Dónde el camino arranca – The Adventure Bogotá

Una vez usted ha llegado a Gacheta empieza a sentir ese ambiente característico de pueblos con actividades económicas de explotación de los recursos naturales e intercambio monetario, sean esmeraldas, petróleo incluso café, se respira en el ambiente un “agite” extraño que evita una larga permanencia en estos pueblos; no importa cual sea el producto, en estos pueblos toma protagonismo el punto de encuentro de comerciantes, compradores, vendedores, camiones, camionetas 4 X 4 música norteña y la terminal de transporte; cuentan con pocos lugares para la interacción con su cultura a excepción del parque principal y su iglesia que para mi se convierte en el principal punto de llegada a cualquier pueblo y aunque la oferta de restaurantes es moderada en esta ocasión encontré un restaurante muy modesto, tal vez excesivamente rústico pero que gracias a la capacidad de asombro y adaptación todo terreno de mi esposa hemos comido la mejor gallina criolla del pueblo y por supuesto unas arepas de maíz pelao que hicieron de este almuerzo algo inolvidable, el señor Muñoz tímido y con una sonrisa honesta al igual que su familia atiende su negocio con el mas grande esmero al punto que no resistimos tomarle una foto e invitar a nuestros amigos “todoterreno” valga la aclaración.

Restaurante en Gacheta
La Familia del señor Muñoz prepara con dedicación cada plato que sirven.

 

Restaurante en Gacheta
Restaurante el Buganvil en Gacheta, rústico, modesto y exquisito.

Después de un autentico almuerzo típico continuamos nuestra ruta hacia el Guavio buscando la vía a Ubalá, una carretera curveada, con muchos “baches” o “rotos” que le obligaran a mantener una velocidad moderada, realizando un ascenso al filo de la montaña que le permitirá observar una gran extensión de agua color verde esmeralda, esto es: el embalse del Guavio.

Embalse del Guavio
Embalse del Guavio, Cundinamarca

Después de bordear el embalse entre carreteras destapadas de dificultad media (especialmente en invierno), encontraremos la represa resguardada por amables soldados que le permitirán tomar fotos y seguramente intercambiar información sobre el recorrido, en este punto se encontrará con un primer túnel de muy baja iluminación, ascendente y curveado, con algunas secciones resbalosas y lluvia permanente; si, lluvia permanente fruto del agua que emana la montaña, este túnel al igual que los de la ruta de Chivor son muy divertidos de cruzar.

Ruta en moto al Guavio
Ruta en moto al Guavio, ideal para ir solo o acompañado

Luego de rodar a lo largo de una carretera semi-pavimentada con secciones destapadas llegará a Gachala, un pequeño municipio conocido como la Capital Hidroeléctrica de Colombia, ya que allí se encuentra la represa hidroelectrica del Guavio que genera aproximadamente un 30% de la energía que se consume en el país y la gran parte del agua que consumimos los Bogotanos. Su parque central es un lugar tranquilo con ese aire de pueblo minero, que se percibe en su gente amable y siempre dispuesta a brindar la mejor información. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de conocer dos emprendedores del turismo en la región quienes nos informaron de un amplio portafolio de servicios turísticos entre los que se encuentran caminatas hacia cascadas, baños en ríos y quebradas y uno muy especial, ser minero por 1 día. en definitiva un bello pueblo que debemos conocer.

La ruta al Guavio se saborea despacio, a paso contemplativo
La ruta al Guavio se saborea despacio, a paso contemplativo como diría el buen amigo Rafa Rojas.

Para nuestro regreso en la ruta del agua decidimos bordear el embalse hacia el municipio de Gama, no sin antes atravesar un fantástico túnel realmente intimidante por su longitud, oscuridad y dificultad en algunas secciones del terreno, resbaloso como un jabón, para que se haga una idea al final del túnel vimos una pequeña luz como de linterna que después de unos 3-4 minutos se trataba de una moto en dirección hacia nosotros, eso nos dio una idea de cuanto más tardaríamos en atravesarlo.

Momento de descanso en la represa del Guavio
Momento de descanso en la represa del Guavio

La Chaqueta IXS Montevideo continua superando mis expectativas
La Chaqueta IXS Montevideo continua superando mis expectativas

La carretera entre Gachala y Gacheta es una destapada increíble para los amantes del Off Road porque cuenta con curvas amplias que permiten una velocidad alta y por qué no, jugar con el derrape de nuestras maquinas; en mi caso, con esposa acompañándome disfrutamos de un Off rápido sin derrapes ni nada de esas cosas que se suelen hacerse cuando se rueda solo o con los amigos.

Iglesia de Gachalá
Iglesia de Gachalá, un lugar perfecto para una larga pausa en la ruta.

Una vez llegamos a Gacheta nos dirigimos sin parar hasta Guasca, en busca de un buen postre porque valga la aclaración, la oferta de restaurantes y especialmente de postres en esta región es limitada.

Encontrar una Irish coffee hecho con Jack Daniel´s durante esta rodada fue algo sensacional; El Café Brujas en Guasca sorprende al visitante con su carta y sus dueños Vanessa y Jorge, han logrado un lugar único por su atmósfera, menú y sobre todo su carismático servicio. En este acogedor lugar encuentra la más amplia variedad de preparaciones con café para un buen amante de la sagrada bebida (jeje), deliciosos postres, pastas, lasagnas y unas exquisitas salchichas alemanas rellenas de queso y cubiertas de tocineta que durante este viaje se convierten en el mejor cierre con broche de oro la gran ruta del agua.

Café Brujas en Guasca, Calle 3 #4 - 69 a cuadra del parque principal en la salida a Bogotá
Café Brujas en Guasca, Calle 3 #4 – 69 a cuadra del parque principal en la salida a Bogotá

 

Café Brujas en Guasca
Café Brujas en Guasca, Calle 3 #4 – 69 a cuadra del parque principal en la salida a Bogotá

 

FICHA TÉCNICA DE ESTA RUTA:

Total de kilómetros: 300 km aprox

Condiciones: 80% On Road – 20% Off Road

Dificultad: media

Duración: 8 – 10 horas

Donde desayunar:

– En la vía Chía, Restaurante Entrepues
– Dirección: KM 9  Autopista Central del norte, Saliendo de Bogotá.

Donde almorzar:

– En Gacheta, Restaurante El Buganvile (Una cuadra abajo de la estación de policía)

– En Guasca: Parada obligada por un buen postes y café: Restaurante Café Brujas
– Dirección: Calle 3 #4 – 69 a cuadra del parque principal en la salida a Bogotá
– Teléfono: 3208439452

– Turismo en Gachala:
Corpochingaza, teléfono: 311 5767716

Track de la ruta:

https://goo.gl/maps/4vzbQQBC5Ft

Ver en mapa:

Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota

“Motociclista recorre más de 2500 km en moto con su esposa y al tercer día mira lo que sucedió…” o “Entérate de lo que vive tu chica cuando viaja contigo en moto” fueron titulares que me dieron vueltas en la cabeza cuando realmente el titular de este viaje es:  “Bella travesía en moto a Mompox descrita por mi co-pilota” Pero debido al interés causado en las redes sociales por este tipo de titulares mas bien “sensacionalistas” , que claramente no es el estilo de Capital Rider pero aja, vamos a ver que sucede con los resultados de este “experimento” de comunicación digital en el que mi co-pilota fue quien describió esta inolvidable aventura. (Andres L)

Bella travesía a Mompox descrita por mi co-pilota

La mayoría de los viajes en moto suelen ser narrados siempre a través de los ojos del piloto y su indescriptible relación con su caballito de acero, donde por alguna extraña razón se convierten en mítico centauro.

Pues bien, es mi turno de contar una travesía en moto a través de los ojos de la copilota o mejor conocida como “la pata” por que también nosotras las “patas” somos apasionadas por las dos ruedas , saber conducir no es el problema cuando por nuestra sangre sentimos que corre la misma adrenalina por cada kilometro recorrido, cada ruta que se presenta como un sin fin de experiencias que siempre van a quedar guardadas en aquel baúl de los recuerdos.

Todo empezó cuando quise celebrar mi natalicio no 33 de una forma diferente, no torta, no invitaciones a cenar, no rumba. ¿Cómo celebrar la edad de Jesucristo de una forma inolvidable? La respuesta llegó a mi mente: quiero conocer MOMPOX. Si, quiero conocer la ciudad de las mariposas amarillas (aunque algunos dicen que esta no es propiamente la ciudad que describe (alma bendita) el señor Gabo en 100 años de soledad ) de la única y hermosa filigrana, la ciudad que ha quedado perdida en el tiempo, ese tiempo que ya nadie vive.

Salimos un miércoles en la noche a bordo de aerolíneas V-Strom 1000 nuestra adorada “mona” la que nos ha llevado y traído, la que nunca nos ha dejado botados en ninguna parte, la abuelita para muchos, la sabia para nosotros.

Día 1 – Ruta Bogotá – La Dorada

Hora de arranque 8:00 pm – hora de llegada 11:00 pm.

Como no es desconocimiento de ninguno de los pilotos que han hecho esta ruta fue sencillamente agotadora, miles de tractomulas invadiendo la carretera sin avanzar y nosotros, mejor “mi piloto” tratando de hacer las mejores maniobras (no peligrosas) para llegar a nuestro destino, yo por supuesto cabeceando en la parte de atrás pues el combustible, sumado al calor de los motores y la lentitud con la que íbamos me llevaba completamente sedada, afortunadamente para mi llevaba el traje AIRFLOW de BMW que facilitó las cosas, no siendo igual para mi piloto quien iba cubierto de esa pesada y oscura armadura que llevan quienes practican el Touring y que en muchos casos solo hace mas duros  esta clase de viajes. Esa noche logramos alojarnos en el Hotel La Mansión, un hotel de carretera sencillo y retador, si, retador para usted señora y señorita donde saldrá la verdadera “warrior” y agradecerá infinitamente la cama que ven sus ojos para descansar esa noche.

Selfie en la troncal del Magdalena
Selfie en la troncal del Magdalena

Día 2 – La Dorada – Mompox

Hora de salida 5:30 am – hora de llegada 4:00 pm.

Ahora si empezaba mi travesía, atrás la noche agotadora y la carretera aburrida, levantarme con el mejor ánimo pues el día de mi cumpleaños se acercaba, traje listo, muñeca lista y por supuesto mi música para no dormirme y la cámara fotográfica (para esta fecha las go pro aún no eran la sensación en estos viajes así que mi método para ir grabando videos era amarrarme bien la cámara fotográfica a mi mano y buscar los mejores planos inclinándome para un lado o para el otro, levantándome de la moto, abrazando a mi piloto, bajándome de la moto y disparo en modo automático para cuando pasaramos nosotros etc etc etc.)

Acá el video tomado con JohaPro

Así los primeros kilómetros llegamos a Puerto Boyacá y tomamos un buen desayuno en la carretera (siempre fíjese en el lugar donde hayan mas camiones seguro la comida será sensacional en ese lugar) San Alberto, Aguachica, Pelaya, Pailitas hasta pasar por el peaje el Burro. Una vez pasa el peaje, gire inmediatamente a su izquierda por la primera destapada que encuentre, no existe señalización pues como si fuera su condena las poblaciones que no están incluidas dentro de las principales troncales desaparecen con el tiempo, frente a nuestros ojos arbustos y un caminito a lo lejos era lo único que veíamos.

Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena
Aventura Off Road entre el Burro y el Banco, Magdalena

Avanzamos varios kilómetros en medio de una carretera absolutamente destapada, a nuestro favor, viajabamos en Enero y el verano permitió que solo el polvo de la tierra nos incomodara mientras apreciábamos los mas hermosos paisajes incluyendo el río Magdalena bordeando nuestro camino.

Llegamos a Tamalameque “donde sale una llorona loca”, o eso fue lo que aprendí cuando tenía tal vez 8 años en las clases de música de mi colegio; simplemente poblaciones taciturnas, dormidas bajo el calor del medio día, se respira la calma de sus habitantes, no existe afán de la vida, al contrario hasta el tiempo camina lento por la misma sensación sofocante.

DSC06147

Continuamos nuestro recorrido hasta el Banco Magdalena, un municipio importante dentro del departamento de Bolivar donde nos detuvimos, ya era hora la hora de almuerzo y como seres de otro planeta (pues ustedes también habrán visto las caras de los pobladores cuando se bajan de sus motos en regiones donde no llega sino el viento ) fuimos examinados desde la punta de nuestros zapatos hasta nuestro casco y obvio la intriga de saber quienes éramos, de dónde veníamos a dónde íbamos, el hambre no se hace esperar y en este punto el restaurante de carretera no era la opción pues como lo escribí antes estas poblaciones fueron condenadas al olvido a desaparecer lentamente de nuestro radar de nuestro mapa de nuestra tierra. Así que la mejor opción y la que nunca falla “pollito asado” un pollo para dos era la mejor propuesta del menú para continuar nuestro viaje.

1 hora de almuerzo, acomodarse nuevamente todo el equipo de viaje subirse en la monita y continuar pues nuestro destino aún estaba distante y queríamos llegar con la luz del día.

Nuevamente nos encontrábamos en una carretera completamente desolada, sin ninguna señalización solo el sistema de navegación que domina mi esposo a la perfección  “PPS” PARE, PREGUNTE Y SIGA es la mejor opción en estas rutas.

Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi regalo de cumpleaños, el más bello paisaje
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad
Mi amor y yo haciendo algo de OffRoad

No lo niego, el miedo me invadía, era un contraste de tener ante mis ojos la maravilla de la creación, la presencia divina que me invitaba a estar tranquila y disfrutar mi travesía versus el imaginar en que momento podían salir grupos al margen que pueden aprovechar cualquier oportunidad al ver una pareja sola y claro este miedo se hizo mas fuerte cuando a lo lejos vi un grupo de personas cerrando de lado a lado esta carretera con un cordón, nosotros teníamos que pasar o pasar sin ninguna opción diferente, tan pronto nos acercamos vimos que eran niños no mayores de 8 años que salían a la carretera para ver la moto y esperar que dejaban los viajeros, algunos les dejaran dinero, nosotros llevábamos unas manillas de la selección Colombia y dulces, la respuesta de esos pequeños pobladores no se hacía esperar con saltos de felicidad buscando a sus hermanos y familiares para mostrar lo que aquellos forasteros en una hermosa y gigante moto amarilla les habían dado.

Cerca de las 4 de la tarde después de pasar varios caceríos con música a todo volumen llegamos a nuestro destino, una calle estrecha con pobladores caminando bebiendo refrescos y con abanicos en sus manos nos invitaban a detener la moto, quitarnos chaquetas, cascos, guantes, balaclavas y sentarnos en la banca de una de las placitas principales a tomarnos un delicioso jugo de Corozo “bienvenidos a Mompox” aquel municipio que en elgún momento fue el principal puerto interior de Colombia pero que debido a los caprichos de la naturaleza con la depresión momposina quedó apartada de cualquier posibilidad de desarrollo pero con la magia que solo los verdaderos amantes de lo propio y autentico saben disfrutar.

DSC06229

Con mi esposo somos del tipo de viajeros que no invertimos altas sumas de dinero en alojamientos sino que ese presupuesto lo utilizamos para disfrutar de la verdadera comida de la región y de disfrutar de los atractivos que esas poblaciones tienen, por lo tanto los hospedajes del centro de Mompox no eran nuestra opción, son hermosos y espectaculares pero no estaban dentro de lo que nosotros buscábamos, así que después de dar un par de vueltas en la moto, encontramos al lado del cementerio el hotel “Santa cruz de Mompox” propio de la región una casona antigua con habitaciones muy bien adecuadas y decoradas con ese “rústico” que las hace coloniales y auténticas dentro de lo que busca el viajero, no dentro de lo que busca el turista.

 

Una buena ducha y alistarnos con sandalias y ropa vaporosa para caminar aquellas calles donde por efectos de la colonización las raíces del catolicismo son bastante fuertes y prueba de ello son las más de 7 Iglesias y capillas que adornan la región con un cantar de cigarras que invitan a perderse de la monotonía a desconectarse del mundo a dejar las preocupaciones a vivir como aquellos pobladores que se reúnen en mecedoras (por que en esta región no existen las salas en los hogares) en las calles y corredores , es un experiencia mágica, tranquila, y muy grata sobre todo cuando la realizas al lado de tu compañero de vida tu compañero de ruta tu compañero de aventura.

 

El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
El cementerio de Mompóx cuenta con una inmensa población de gatos
DSC06210
La vista desde nuestro restaurante favorito
La magia que rodea a Mompox es indescriptible
El tiempo no corre, se siente un letargo de antaño indescriptible

 

La magia de cada pueblo se descubre en sus noches
La magia de cada pueblo se descubre en sus noches

El siguiente día disfrutamos Mompox como cualquiera poblador de la región y acá es absolutamente sorprendente y divertido ver las miles de motocicletas que transitan sus calles y sobre todo los pilotos sin casco, sin zapatos, sin guantes y tal vez a un poco más de 60 kilómetros por hora cualquier nuevo visionario encontraría una excelente oportunidad para tener una tiendita de accesorios pues acá se vende o se vende (O eso es lo que uno cree).

Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Iglesia de Santa Bárbara, Mompox
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
Viviendas que se resisten al paso del tiempo, congeladas en medio de la imponente Colonia Española
DSC06212
A esta altura del Rio Magdalena, deja su color tierra para hacerse cristalino y sus orillas absolutamente verdes
 Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
Iglesia de la Inmaculada Concepción, Mompox
DSC06234
A cambio del Ferry, esta vez probamos el “Johnson”
DSC06270
nuestro recorrido por el Rio Magdalena hizo de este viaje algo maravilloso

Cerca de la una de la tarde continuamos nuestro viaje, Cartagena nuestro próximo destino y la celebración de mi natalicio, así que subirnos en la moto y llegar a Bodegas en Talaigua Nuevo para embarcar la moto en el Ferri o Johnson para cruzar durante 45 minutos el majestuoso río Magdalena y llegar a la carretera que nos llevaría de nuevo a la civilización.

DSC06470

Lo vivido en Cartagena no hará parte de en este relato, sólo les digo que ha sido de las mejores celebraciones que he tenido en mi vida en las murallas con un vino de corozo proveniente de las entrañas de Mompox y con la promesa de amor de mi esposo que por el resto de nuestros días en esta vida buscaríamos la manera de vivir intensamente cada oportunidad que se nos presentara a bordo de nuestra “monita” pues cada viaje así sea la misma ruta y el mismo destino será diferente si te permites romper los paradigmas que la sociedad te ha creado y te entregas a conocer y admirarte de las regiones y culturas que llenan de vida tu país.

DSC06398
Mi Cierre de cumpleaños, Travesía 33

Johanna R.

 

LOGO PEQUEÑO CIERRE

FICHA TÉCNICA DE ESTE VIAJE:

  • Total de kilómetros: 2500 km aprox
  • Condiciones: 85% On Road –15% Off Road
  • Dificultad: Media

ACCESORIOS USADOS EN ESTE VIAJE:

  • Chaquetas: Alpinestars ANDES // BMW Motorrad Airflow jacket
  • Pantalón:  AGV Sport // BMW Airflow Pants
  • Botas: Alpinistars ROAM WP 2.0 // BMW Motorrad Allround
  • Cascos: SHOEI Hornet DS // RF-1200
  • Jerseys y balaclavas: Capital Road
  • Guantes: Scorpion // Alpinestars windstopper

ALOJAMIENTO EN ESTE VIAJE

Hotel La Mansión

La dorada – Caldas

Hotel Santa Cruz de Mompox – Al lado del tradicional Cementerío

Carrera 4ª, Numero 18-57

Telefonos: 5-684 0374

FAX: 684 0127

Celular: 313 545 6869

311 401 0273

E-mail: hotelstacruzmompox@hotmail.com

RESTAURANTE RECOMENDADO EN MOMPOX

Restaurante el Fuerte

Track de ruta:

https://goo.gl/maps/KpGAi3dv5v12

Ver mapa: (Contiene error pues entre Talaigua nuevo y Magangue se debe navegar el Magdalena)

 

Este blog ha sido creado por Andres López Sanchez y su diseño tiene todos los derechos reservados, incluyendo fotografías de autoría propia. El contenido del blog está protegido con Copyright y todos sus derechos están reservados.